martes, 7 de febrero de 2012

50/50


50/50 (USA, 2011) Dramedia -no se dejen engañar ese género es una trampa mortal para tenerte dos horas llorando- dirigido por Jonathan Levine y escrita por Jonathan Levine. Los conocen en su casa.

50/50 está Protagonizada por Joseph Gordon-Levitt, Seth Rogen, Anna Kendrick, Bryce Dallas Howard y Anjelica Huston.

Gordon-Levitt parece que nació para este tipo de papeles de chico sufridón al que su novia maltrata sin contemplaciones, a no perdón de eso es lo que va 500 días con ella. Pero sí, el chico goza de ese toque que inspira lástima incluso cuando hace de hacker onírico como en Inception.

Odio a Seth Rogen, hace el mismo papel de vago patán tiernito de siempre. Estoy harta de él.

Por otra parte tenemos a Anna Kendrick y Bryce Dallas Howard como heroína y villana respectivamente. Una encarna al tipo de novia oportunista que se nutre de la cualidad abusable del novio, mientras la otra representa la oportunidad de una vida sana, equitativa y correspondida.

¿Recuerdan a la chica que destacó con brillo propio en Up in the Air? Quien para mí fue lo único bueno de  50/50.  Anna Kendrick  es ese amor sincero que merece el protagonista. Y la otra es tan mala, tan mal, tan mala que es Hilly Holbrook en The Help, pa´que vean que sí es bien mala.

El único problema es que al protagonista de 50/50, como si él ya no diera bastante lástima, le diagnostican un cáncer horrible rarísimo y con una tasa de sobrevivencia del 50%.

Aunque no disfruté  50/50  –los dramedia me resultan muy antipáticos, es como si no se decidieran a hacer un drama duro y crudo y entonces meten muchos alivios cómicos– me agrada el tema del cáncer como argumento; del cáncer en una persona sana de 27 años hasta parece una película educativa acerca de cierta realidad en la vida a la que todos estamos expuestos sin importar qué tan bueno hábitos tengamos: nuestra menesterosidad. Somos unos bichos bien frágiles incluso estando sanos.

¿Por qué ver  50/50? Porque una comedia que parte del argumento del cáncer es un gran riesgo y sin embargo no cae en los clichés cebolleros ni coquetea con un humor grotesco, y a mi parecer de hecho atraviesa con mucha clase y dignidad el asunto. Ni muy muy, ni tan tan, ni demasiado drama, ni mucha comedia es 50/50.

Dato Curioso: Will Reiser escribió el guió de 50/50 sobre su propia experiencia desde que se le diagnosticó esta enfermedad a los veinticinco años de edad. ¡Aplausos para Reiser por seguir vivo!

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Se ha producido un error en este gadget.